Sigfox España

Tecnología y biodiversidad: una historia francesa - episodio 1

22.07.20 11:16 AM Comment(s) By Sigfox España

Fuente: Medium / Marion Moreau – Presidenta de Sigfox Foundation @SigfoxNation

“¿Pero qué vas a hacer con esa Fundación y estos rinocerontes?” Me habían dicho hace 5 años, cuando me embarcaba en un proyecto un poco loco, un poco “fuera de lo común”. Comparto con ustedes, en varias partes, el fruto de cuatro años de aventura: de descubrimiento, de retos a la francesa, de audacia, de esperanza.


Le dije a Christophe Fourtet, fundador de la tecnología Sigfox, en 2015: “¿Crees que podemos contribuir a monitorizar discretamente las especies silvestres, durante períodos muy largos y en áreas muy grandes, con el sistema de monitorización menos costoso y el menos intrusivo posible?


Respuesta: “Mmm… Sí. Es posible. Debes instalar 3 pequeñas antenas Sigfox, proteger el equipo con cajas herméticas e iniciar un pequeño prototipo de sensor GPS “.


Luego agregue: “Hay mucho más que podemos hacer que ubicar la posición de un animal. Al “escucharlo”, uno puede analizar su comportamiento, traducirlo y correlacionarlo con otra información. Porque “escuchar” [con el Internet de las Cosas] mide lo que hay alrededor y lo que “no habla”, es predecir y anticipar lo aleatorio. Es radio cognitiva. Y este es el futuro”. Quería verificarlo.

LOUIS, NICOLAS, PATRICK: EL EQUIPO SIGFOX

Agosto de 2016. Christophe y tres personas de Sigfox vuelan a Zimbabwe y se unen a los guardias y veterinarios de esta reserva salvaje que todavía está poblada por especies de todo tipo, incluidos cien rinocerontes. Tres días más tarde –unas pocas piezas de llantas viejas abandonadas, clavos, tornillos, a una temperatura que te hace perder un cuarto de tu masa corporal–, el excelente equipo cubre la reserva con la red Sigfox “0G”. Convenzo al operador Eutelsat para que suba el enlace de Sigfox gracias a uno de sus satélites apuntando al área.

DIAGRAMA DE INSTALACIÓN DIBUJADO POR CHRISTOPHE FOURTET, SIGFOX

Unos días antes, el equipo de I + D de Sigfox había fabricado una docena de sensores prototípicos en las esquinas de las mesas en Toulouse. Estos jóvenes dotados de la famosa radio cognitiva …


Los sensores en cuestión son unos pequeño Sigfox “baratos”, un módulo GPS, y también un poco de inteligencia “a bordo” que debe codificarse. El desafío: instalar estos rastreadores en la bocina del rinoceronte. Sensores en sus bolsillos, el pequeño helicóptero del equipo Sigfox vuela sobre la gran reserva, junto con los veterinarios, que lanzan una flecha entumecedora sobre uno de los rinocerontes vivos. 20 minutos. La instalación del sensor en el cuerno del animal dormido demorará 20 minutos. El equipo perforó apresuradamente un primer hoyo, luego un segundo hoyo en la bocina, que vale 60,000 dólares por kilo en el mercado negro asiático. Colocar el sensor, llenarlo con resina dental. El rinoceronte (que pesa varias toneladas) ya está despertando. Debemos irnos. Rápido. Regreso al albergue. Christophe mira el “back end”, una primera señal emitida en la plataforma. La bestia está conectada, el rinoceronte salvaje está ahora en la Nube.

RED SIGFOX DE LARGO ALCANCE, ALIMENTADA POR PANEL SOLAR.

I + D abierto, 100% francés, sin patente.

Después de la primera fase “casera” de creación de prototipos y unas pocas docenas de rinocerontes equipados con el sensor, aprendemos mucho de este primer experimento. Los expertos de rinocerontes ya habían probado los sistemas de rastreo GPS: etiquetas para los oídos, pulseras para los pies, la comunidad conservacionista cuenta las muertes por infecciones. Un animal salvaje tolera muy poco cuerpo extraño. Por lo tanto, será la bocina la que se elegirá definitivamente como el área ideal del cuerpo. Después de esta primera implantación, todos identificamos un primer problema juntos: la humedad de la bocina (sí, la queratina está húmeda) afecta la batería del sensor. Tienes que rehacer una versión.


A pesar del apoyo de Sigfox para comprar un poco de material (componentes, batería …), para refinar la recopilación de datos, entiendo que se debe dedicar más tiempo a esta investigación y desarrollo. Y también más contribuyentes. Por lo tanto, lanzo una llamada a varias startups y especialistas en el objeto conectado. Gracias a la asistencia financiera de la ONG africana que participa en el proyecto, logramos convencer a Tektos, una empresa francesa especializada en hardware con sede en Hong Kong. Escribimos las especificaciones: haga una solución “abierta” (sin propiedad intelectual) de los datos del sensor, que debe ser sostenible, con un costo inferior a 50 euros por unidad (dispositivo), y replicable en diferentes formas (pulseras, collares … ).


Cada semana durante 4 años, Pauline, Cyril, Constance de Sigfox, conversan con Frédéric y Leo de Tektos en Hong Kong y Natasha en las profundidades de Zimbabwe. Juntos, discuten por videoconferencia y refinan las hipótesis para el próximo prototipo.


Mi pedido de contribuciones ha dado frutos en otro tema que no es el de monitorización de animales: la seguridad de la reserva. Capturs, Sensolus, HidnSeek, estas startups europeas que desarrollan objetos conectados en Sigfox acuerdan enviar sus rastreadores a África: se instalarán en jeeps de guardaparques, en el techo de edificios, en barreras y cercas, en resumen, un primer paso hacia lo que ahora llamamos “gestión de parques”.


La segunda implantación de los nuevos sensores de bocina tiene lugar en septiembre de 2019. Al mismo tiempo que Vulcan, la Fundación Paul Allen, el cofundador de Microsoft, me contacta…


En el próximo episodio, contaré cómo implementamos este proyecto en Zambia y en el zoológico de Sigean. Y las nuevas colaboraciones que se están abriendo con Vulcan / Microsoft, WWF Bouthan, Jane Goodhall y USAID, la Agencia de Desarrollo Americana …

Share -